Seguidores

miércoles, 17 de agosto de 2011

Relato: ~Alone~ Parte 2.

Les debía una continuación, a pesar de tenerla desde hace mucho no se porque no la había subido... Pero hoy hablando con mi amiga salio el tema y le mostré el relato, le gusto y dije: Voy a publicarlo. He escrito pero, nada que pueda publicar... Sorry /: (Is a Secret...) Bueno... Espero que les guste y comenten (:

Pueden leer la primera parte AQUÍ

"Alone" Parte 2.

Habían pasado dos horas desde que había llegado a Covington, dos horas desde que Allie calló inconsciente en mis brazos, dos horas que esperaba preocupado en la sala de espera por el ala de emergencia en el hospital central.

—Doctor, ¿Ella esta bien? —Pregunte desesperadamente cuando un hombre vestido con bata y lentes en la punta de la nariz se me acerco.

—Esta algo deshidratada, le hemos puesto suero en vena este tiempo y ha aceptado el medicamento, puede llevarla a casa —Un suspiro de alivio escapo de mis labios. Me reconfortaba saber que estaba más estable.

—Claro —Asentí. La llevaría a mi casa desde luego, una en la que vivía solo desde hacían ya tres años.

Con paso apurado llegue hasta la sala donde la tenían, ella con su carita de ángel venía caminando junto a una enfermera. Al llegar a mi lado, se aferro a mi abrazo.

—Si supieras lo que me pasa Daniel —Susurró. Eso no hizo más que asustarme.

—Estarás bien —Fueron mis palabras en respuesta. Porque si, lo estaría, desde el momento en que entre por las puertas de este hospital, me prometí velar por esa chica desconocida que me había robado el corazón.

— · —

No encontraba manera de decirle a Daniel, que lo que ocurría conmigo iba más allá de lo inexplicable, que así cuidara de una y mil formas de mí, la “enfermedad” que me acompañaba no iba a ceder, claro, no lo iba hacer antes de que yo cayera en la seducción de su cura. Con el pasar de los minutos, mi sangre se vuelve escasa, pidiendo a gritos ser remplazada, necesitando que la transformación, fuera finalmente completada. Tres malditas semanas y la ponzoña aun recorría mis venas, y no solo eso, el castigo era ver la yugular de todas las personas que me rodeaban, era una chica con cara de ángel, y con corazón de demonio, “Toda una ventaja” fueron las palabras del desgraciado que hizo el intercambio de sangre. Fue ese hombre harto de la eternidad que hizo hacer conmigo alguien parecido a él; Solitario, frío y cruel. Razón por la que escape cuando tuve la oportunidad…

Daniel, en tan poco tiempo había aprendido a quererlo, amarlo, y me sentía satisfecha cuando notaba que este sentimiento era compartido, pero también existía esa parte de mi, que se fijaba en lo clara que eran sus venas, en el camino que recorrían y donde se cruzaban… Esa parte, estaba siempre alerta, a la espera de que el corazón cediera para poder acabar con su vida. Mi futuro estaba predestinado, necesitaba consumir sangre humana para poder vivir, para disfrutar de una inmortalidad que nunca fue deseada, pero no quiero ser yo la que acaba con una vida, independientemente cual fuera, y como si no fuera poco, yo no ansiaba cualquier sangre, yo deseaba la sangre de él, de la persona que había logrado enamorarme…

Esta era una elección, una donde no estaríamos juntos los dos, si yo moría, el viviría…

Y de lo contrarío, si el moría, yo viviría… Justo en este instante, me pregunto por millonésima vez, ¿Estaríamos dispuestos a morir por el otro?...La pregunta del Millón…

1 comentario:

Cherry dijo...

O.O vampiro!!!
Oh my... Nunca me lo imaginé!! Aww Ese chico todo amor *-*

Jejeje Genial, gran regreso! ;)